¿Ir al psicólogo?

 

En este episodio abordaremos algunos de los motivos más significativos por los cuales evitamos ir a terapia, exploramos también cuales podrían ser los escenarios en los cuales es conveniente asistir a este espacio y porque, a pesar de diversos criterios y opiniones, es importante y valioso darnos del chance de iniciar un proceso psicoterapeutico.

Les dejo a continuación los links donde pueden escuchar el capítulo:

El sufrimiento humano. ¡Pare de sufrir!

En este primer capítulo abordamos el tema del sufrimiento y el papel que, desde ciertas perspectivas psicológicas, tiene el lenguaje en la configuración de los sufrimientos contemporáneos. Discutimos sobre como la cultura y la comunidad verbal nos enseñan desde muy pequeños a asumir actitudes frente a nuestra emociones y pensamientos y como estos aprendizajes, muchas veces, empeoran nuestro sufrimiento.

La buena noticia es que no estamos enfermos, locos o rotos, desde la psicología contemporánea existen nuevas aproximaciones al sufrimiento humano que nos permiten relacionarnos con nuestras emociones de otra manera.

Les dejo a continuación los links donde pueden escuchar el capítulo:

Aprendizaje, reforzamiento y marcos relacionales.

La teoría de marcos relacionales fue desarrollada por el psicólogo Steven Hayes (et all) y reúne una explicación compleja y refinada del principio del condicionamiento operante, pues describe como se configuran una amplia gama de comportamientos y conductas a través de las relaciones que se establecen (oposición, similitud, jerarquía, igualdad) entre uno o varios estímulos.

En el episodio de hoy Marco Biffi, psicólogo con casi 10 años de experiencia en al ámbito clínico, especialista en procesos lectoescriturales, y quien ha trabajado durante varios años con población con dificultades en el desarrollo; nos ilustra en detalle sobre la teoría, nos cuenta como se evidencia este principio en la vida cotidiana y como aporta a la intervención clínica con diversas poblaciones y problemáticas.

Les dejo el link donde pueden encontrar el podcast:

 

 

 

 

Sobre mi madre

Mi madre falleció hace un poco más de un año y desde hace varios meses venía rumiando sobre este texto. Porque, bueno, no es tan ameno sentarse a escribir sobre el dolor, no es fácil pero a veces es necesario y hasta terapéutico. El fallecimiento de mi mamá fue la materialización de uno de mis peores temores, recuerdo que de niña al dormir con ella me fijaba muy bien en el ritmo de su respiración y si por algún motivo esta se sobresaltaba me asustaba mucho, aun a esa edad y sin saber bien que era la muerte ya sentía temor.

Ya más grande, después de sobrevivir a la adolescencia y “romper” el vínculo con mis padres algunas noches me sobresaltaba el miedo de pensar que podía perderla, que podía enfermar de cáncer o morir en alguna situación trágica. Así de la nada, cualquier día, a veces entredormida, me despertaba pues venía a mí la idea de su muerte, y esta era una de esas ideas que parecían tan aterradoras e inconcebibles que casi por esto la descartaba de inmediato.

El 5 de enero de 2018, mi peor miedo se hizo realidad, me quedé sin la incomparable presencia de mi madre, quien hizo todo tipo de sacrificios por tener a su niña, pasando por varios abortos y diversos tratamientos, finalmente encontró un médico que le ayudo a poder concebirme sin perderme, pero el tratamiento requería que se pusiera inyecciones a diario en su barriga, con un cierto tipo de hormona que de alguna manera favorecería que el embarazo se llevara a término sin complicaciones y que yo pudiera nacer. Esto es lo que hace el verdadero amor.

Fui su niña, ahora muchos me dicen que fui la luz de sus ojos, creo que en parte veía en mi hermano y en mi (quizás como muchas madres lo hacen) una continuación de su vida y sus objetivos, pero ahora que lo pienso quizás vio en mi tantos rasgos de ella misma cuando joven que siempre quiso impulsarme a que fuera e hiciera lo mejor para mí, su ambición y trabajo arduo me pagaron la educación en la mejor universidad y también me compraron el “derecho” de vivir la vida que hoy vivo. Fue matrona, líder, triunfó y salió adelante en un contexto de carencias, mi abuela viuda y con 7 hijos hizo lo mejor que pudo para criarlos. Ella fue una niña del campo que llegó a Bogotá a muy temprana edad, su educación dependió en parte del apoyo de mis tías y algunos hermanos del abuelo que había fallecido, quiso estudiar sociología pero al final su verdadera vocación la llevó por otros caminos y después de emplearse por varios años en una empresa de maderas, empezó a emprender, tuvo varios negocios hasta que finalmente en los 80’s creo junto con mi padre el comercio que nos sostuvo y sostiene hasta la fecha. Ella trascendió su contexto de carencias, y no solo sobrevivió sino que fue una mujer exitosa y reconocida en el sector de su negocio, un sector del comercio que en este país se encuentra casi por completo representado por hombres.

El vacío inmenso que deja la muerte de un ser querido es indescriptible, por eso aquí trato de hacer mi mejor intento para explicar cómo vamos cambiando con estas circunstancias; la vida cambia, y el duelo y la tragedia nos van cambiando sin darnos cuenta. Todas las cuestiones por resolver después de la muerte y de las de las que nadie te habla, también te van cambiando, las cuestiones del dinero, las cosas, la ropa, los negocios, las costumbres, los viajes, las rutinas, y el ser en sí mismo. Y claro que el duelo te enseña, la muerte, la ausencia, te enseñan de lo que eres capaz. Esto sobre todo, si quien nos deja fue una persona que en vida fue ejemplo de fortaleza y templanza, si hay coherencia, no te queda más que intentar vivir rindiendo honor a sus enseñanzas y legado.

De todo lo difícil que implico su muerte, han sido un par de cosas las que más han resonado en mi: la primera son todos los remordimientos y los reproches con los que nos deja una muerte repentina; no hay chance de despedirse ni de hacer las paces, yo me quedé con un montón de cosas sin decir, con un montón de cosas que no debí decir, con momentos por compartir, etc. Con el paso irremediable del tiempo entiende uno que ya de nada sirven los reproches, solo queda intentar tratar de honrar mientras tengamos vida los sueños y deseos de nuestro ser querido. Luego el mismo tiempo se va encargando de borrar ciertos detalles que día a día fueron construyendo el amor de madre, de esposa, de jefe, de mentora. Los olores, las imágenes, las rutinas, los detalles, los dichos, las palabras, los regaños, un conjunto de cosas maravillosas que la vida y el tiempo inexorable nos van arrebatando porque, querámoslo o no, es este el curso de las cosas y quizás necesitamos olvidar un poco para poder seguir adelante.

Hoy entre lágrimas, mientras por fin me animé a escribir esto, quiero decirte que no hay un día que no me acuerde de ti, en que no me provoque leer uno de tus libros, así algunos de tus detalles se desvanezcan de a poco, hoy solo puedo reconocer que aunque tantas veces solo quise alejarme de ti hoy todo se reduce a que espero algún día poder ser tan grande como tú.

 

 

 

5 libros para pensar la vida, el amor y la identidad.

Este post es corto, y tiene como objetivo compartir con ustedes 5 libros que leí y me ayudaron a pensar la existencia, la identidad, el amor y la vida misma.

Pueden dar click en el nombre para descargar el libro.

  1. Lo bello y lo triste-Yasunari Kawabata

Lo-bello-y-lo-triste.jpg

Una historia de amor trágica y triste ambientada en el Japón del siglo XX y la última obra del nobel Yasunari Kawabata. La historia de un hombre casado de mediana edad, dividido entre dos amores: su familia y su juventud.

2. Walden II-B.F Skinner

Walden dos es un libro que no debe faltar en la biblioteca de cualquier psicólogo, le guste o no B.F Skinner. Skinner es célebre por sus experimentos con ratas y palomas, pero en este libro se metió una pajazo mental y se soñó una sociedad utópica y medio comunista donde la moneda como medio de intercambio no existe y la vida se paga con trabajo.

3. Siddhartha-Herman Hesse

1200x630bf.jpg

Siddartha es un libro que permite reflexionar sobre lo espiritual y el concepto de felicidad, la biografía de un hombre que teniendo comodidades descubre que los placeres terrenales no le satisfacen y decide dejarlo todo en busca de otros rumbos para encontrarle un nuevo sentido a su vida. Este libro es ideal para quienes buscan respuestas en el plano de lo espiritual y/o lo religioso.

4. El hombre en busqueda de sentido-Victor Frankl

Victor Frankl fue un reconocido psiquiatra y sobreviviente del Holocausto, en este libro relata su experiencia de 3 años en los campos de concentración de Theresienstadt y Auschwitz y como mantuvo su cordura y su esperanza en este ambiente de muerte y crueldad. Al leer este libro la conclusión inmediata es que si este señor pudo sobrevivir y mantener la esperanza en uno de los peores dramas humanitarios de la historia , tu puedes mantenerte optimista si te dieron mal el café en Starbucks.

5. La práctica de la inteligencia emocional-Daniel Goleman

Daniel-Goelman.jpgDaniel Goleman, gurú de la psicología se fajó con una obra cumbre de la disciplina. Recomendado para psicólogos y legos. Del trabajo de Howard Gardner teórico de las inteligencias múltiples, se desprende, en parte, este libro que resalta la importancia de la inteligencia emocional como factor de éxito en la vida de cualquier persona, muy por encima de otros factores como el rendimiento académico o muchas, veces, los factores económicos.

Sobre los atentados del 11 de Septiembre y la banalidad del mal.

Parece un día irónico y hasta mal elegido para iniciar un blog. No fue premeditado pero tampoco completamente fortuito, cuando te encuentras lejos de las personas que amas creo que no puedes evitar pensar en lo mal que podrían salir las cosas y en que si a otros les pasó: ¿por qué no te podría pasar a ti?.

Hoy estuve despierta a las 4:15 am, entré a google a revisar el estado del vuelo de mi madre y veo que este está retrasado hace 30 minutos. En una fecha como hoy, no pude evitar pensar lo peor…busqué en todas las páginas de seguimiento de vuelo y la página de la aerolínea no brinda mayor información, de nuevo, no pude evitar pensar lo peor.

Muchas veces me han dicho que soy en extremo pesimista, que me preocupo mucho y que siempre espero lo peor. Puede que sea verdad, pero la vida a veces te sorprende con la maldad y la catástrofe y los familiares de las víctimas del 9-11 no podían imaginar lo que pasó, hasta que pasó.

Sobre los atentados del 11 de septiembre hay todo tipo de teorías explicativas, en las cuales no ahondaré pues existen miles de espacios en la web para ello. Yo replico acá, las apreciaciones de Hanna Arendt que sirvieron más para “explicar” las acciones de los nazis durante la segunda guerra mundial y que bien podrían servir para tratar de darle sentido (si es que es posible darle sentido a un hecho tan atroz) a los atentados del 9-11. Arendt se refiere al juicio de Adolf Eichmann, uno de los más relevantes coroneles de la SS, y describe a Eichmann como un hombre “ordinario” e “inofensivo”, no lo defiende, pero trata de señalar un punto importante y es que Eichmann no es muy diferente de cualquier otro alemán promedio y ante la pregunta de si el holocausto podría repetirse Arendt responde: SI.

A partir de lo que escribe la filósofa alemana, se puede concluir que cualquier ser humano está expuesto a convertirse en un ser maligno pues si se es irreflexivo también se es estúpido y cualquier argumento (generalmente de odio) por imbécil que sea puede justificar el herir a otros sin medir el daño.

Para las víctimas y los familiares de las víctimas, ninguna explicación sería suficiente ni habrá nunca manera de justificar porque unos desconocidos tomaron 4 o 5 aviones y los secuestraron, para matar a otros desconocidos quizás en el nombre de ¿Dios? o… de la ¿justicia?. Los seres humanos somos capaces de casi cualquier cosa si las circunstancias se dan como apropiadas, somos capaces de ser muerte (Tanatos) y también de ser vida (Eros) como lo fueron muchos familiares de las víctimas, de ambos bandos, que perdonaron y buscaron hacer de las vidas de sus seres queridos un homenaje.

Ah, y afortunadamente todo con mi madre resultó bien. Esperamos tenerla pronto en casa de nuevo.

Les dejo un link donde pueden descargar el libro de Hanna Arendt, Eichman en Jerusalén, une estudio sobre la banalidad del mal.

http://www.lapala.cl/wp-content/uploads/2014/11/Eichmann-en-Jerusalen.-Estudios-sobre-la-banalidad-del-mal..pdf